Con el objetivo de destacar el vínculo entre la academia y el Estado en la creación de políticas públicas para la reducción de riesgos y desastres socionaturales, el pasado 19 de enero se realizó la jornada «A 84 años del terremoto de Chillán: el impacto de los desastres en la política pública».

A cargo del Programa de Reducción de Riesgo y Desastres de la Universidad de Chile (CITRID), coordinado por la Unidad de Redes Transdisciplinarias de la Vicerrectoría de Investigación y Desarrollo (VID) de la Universidad de Chile, el evento contó con la participación de académicas de la Casa de Bello y un expositor con experiencia internacional, para abordar desde distintas áreas del conocimiento el tratamiento y la gestión del riesgo de desastres.

El terremoto ocurrido en Chillán el 24 de enero de 1939 es considerado el sismo con mayor cantidad de fallecidos en el país, pues se contabilizaron 24 mil víctimas, de las cuales 5.685 fueron identificadas.

Con su epicentro en la comuna de Quirihue, la ciudad resultó con más de la mitad de sus construcciones desplomadas, siendo las familias vulnerables las principales afectadas. Este hecho significó un punto de inflexión a nivel nacional, sobre todo en materia de políticas y acciones para prevenir y orientar, ante eventos de esta envergadura.

Para el vicerrector de Investigación y Desarrollo de la Casa de Bello, Enrique Aliste, conmemorar un evento como el terremoto de Chillán es de suma importancia, ya que además de haber sido un hito con un alto costo de vida humana, marcó un antes y un después en el ámbito de la política pública.

«El trabajo que hace CITRID, de posicionar estos temas, de darles el énfasis que tienen, no solamente desde el punto de vista de los eventos en sí, sino que todo lo que está asociado a ello, es lo que de alguna forma releva y que, por supuesto, nosotros como Universidad de Chile, celebramos de manera muy entusiasta«, finalizó Aliste.

Integrado por académicos de diversas facultades de la Universidad de Chile, CITRID cuenta con un enfoque integrador, holístico y transversal para lograr atender la reducción de los riesgos socionaturales en sus distintas fases: caracterización de amenazas, prevención, mitigación, respuesta, recuperación y reconstrucción.

«CITRID ha sido una instancia de importantísima de formación para mí», señaló la directora ejecutiva del programa, Daniela Ejsmentewicz, quien destacó la interacción que se genera entre todos y todas las integrantes del espacio para contribuir a las necesidades del país en torno a las temáticas de riesgos y desastres.

REFLEXIONANDO SOBRE LA GESTIÓN DE DESASTRES 

La jornada contó con una clase magistral del profesor Raúl Madariaga, ex director del Laboratorie de Sismologie del Institut de Physique du Globe de Paris y del Departamento de Geociencias de la Escuela Normal Superior de París (École Normale Supérieure).

El académico expuso sobre el terremoto en Chillán de 1939, sus efectos y consecuencias, tanto en la población como en la creación de políticas y legislaciones posteriores sobre las construcciones antisísmicas, además de un repaso por la historia sísmica de Chile.

De acuerdo con el académico, el terremoto ocurrido en la actual Región de Ñuble es uno de los más importantes ocurridos en Chile por el nivel de daños y cantidad de muertes provocadas, y porque, como consecuencia, la ciudad de Chillán tuvo que ser completamente reconstruida.

«Pero, al mismo tiempo, tuvo consecuencias extraordinarias. Una de ellas es el nacimiento de todas estas organizaciones que se ocupan de los desastres, que la última es el SENAPRED, que es heredera de lo que se creó en el año 39. Y, por otro lado, la ingeniería sísmica chilena, que es una de las mejores del mundo” destacó el profesor Madariaga.

Por su parte, la instancia contó con elconversatorio “La Universidad de Chile y los aportes en la construcción de política pública para la RRD”. Moderado por Natalia Silva, coordinadora de Extensión y Redes de CITRID, la mesa estuvo compuesta por las académicas Carmen Paz Castro del Departamento de Geografía, Gabriela Azócar del Departamento Trabajo Social, Yolanda Alberto del Departamento de Ingeniería Civil y Yasna Contreras del Departamento de Geografía.

En el panel de conversación, las profesionales abordaron temas como el enfoque de género en la gestión de desastres, sus experiencias como mujeres en la investigación, cómo contribuyen desde sus áreas de conocimiento en las políticas públicas tendientes a la reducción de riesgos y desastres, colaboraciones e iniciativas que han liderado, entre otros.

De acuerdo con la profesora Contreras, «las propuestas de planificación del riesgo de desastres en Chile tienen que ser planteadas en función del género, de la clase social y del origen y memoria familiar«. Esto, pues las mujeres, por su rol de cuidado, que aún en la actualidad es preponderante, junto a la clase social y los roles reproductivos, tienen distintas necesidades y percepción de los riesgos, explicó.

Por su parte, Gabriela Azocar destacó lo fundamental que es la participación de las mujeres en las transformaciones y gestiones de desastres. Como ejemplo, la académica se refirió a la crisis hídrica, donde «quienes saben cómo gestionar el agua, dónde llega el agua y quienes acarrean el agua a sus casas son las mujeres». Afirmó que el hecho de que las mujeres son más vulnerables a los desastres es un tema reconocido en este campo de estudio, justamente por las labores tradicionales que se les han asignado y que se ven potenciadas por los desastres.

Encuentra la transmisión de la jornada «A 84 años del terremoto de Chillán: El impacto de los desastres en la política pública» en YouTube

Fuente: Comunicaciones VID.