La filósofa Barbara Stiegler estará en la librería Alma Negra para presentar su libro Hay que adaptarse (Il faut s’adapter) publicado recientemente en castellano. En su libro, Stiegler propone realizar una nueva genealogía del neoliberalismo, tomando como punto de partida el famoso Debate Lippmann-Dewey. En la ocasión, la autora dialogará con la filósofa Alejandra Castillo, profesora del Departamento de Filosofía de la Universidad Metropolitana de las Ciencias de la Educación-UMCE, una de las voces más activas del campo intelectual chileno en la actualidad.

  • 17 de enero, 19:00 horas
  • Librería Alma NegraNueva de Lyon 63, Providencia
  • Entrada liberada

BARBARA STIEGLER

Profesora de filosofía política en la Universidad Montaigne de Burdeos y vicepresidenta del Comité de Ética del Hospital Universitario de Burdeos, sus primeros trabajos se centraron en Nietzsche, en su relación con la biología y el cuerpo. Como teórica del neoliberalismo, destaca sus fuentes evolutivas por las que la especie humana debe aprender a vivir en un nuevo entorno y adaptarse mediante políticas de salud y educación dirigidas por expertos. Barbara Stiegler piensa la historia y las evoluciones del liberalismo y se inscribe al mismo tiempo en la acción colectiva concreta, dos vertientes que no se articulan con frecuencia. Ha dejado atrás su prudencia académica para manifestarse con los chalecos amarillos en Francia, marchar con los trabajadores de la salud en defensa del hospital público o para criticar la gestión neoliberal de la pandemia. Exige acciones concretas y precisas. A pequeña escala, en su barrio, su ciudad, su empresa o su escuela. Nos invita a involucrarnos como ciudadanos.

Publicaciones: Il faut s’adapter : Sur un nouvel impératif politique (Gallimard, 2019); Du cap aux grèves, Récit d’une mobilisation (Verdier, 2018); De la démocratie en pandémie : santé, recherche, éducation, (Gallimard, 2021); Santé publique année zéro (Gallimard, 2022); Nietzsche et la vie Une nouvelle histoire de la philosophie, (Gallimard 2022).

Fuente: Instituto Francés de Chile